luis perronegro

luis perronegro

domingo, 17 de abril de 2016

nuestras almohadas eran sur.

Mis dedos sabían a ella
tenían entre sus huellas
finas especias de su deseo
manantiales suaves de su piel.
Nos acariciábamos con los ojos
hasta dejarnos transparentes las certezas,
luego el sueño
nos depositaba sobre camas ausentes,
acariciándonos los cabellos
en almohadas repletas de sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario